El enfriamiento rápido es un proceso industrial que permite una refrigeración de productos y materiales a temperaturas muy bajas. Esta técnica ha sido desarrollada para acelerar la producción, proporcionar mejores calidades, reducir los costos y mejorar otros aspectos en la industria. De hecho, el enfriamiento rápido se ha convertido en una parte importante de muchos procesos industriales.

En muchos casos, el enfriamiento rápido implica el uso de tanques de nitrógeno para reducir la temperatura. Estos tanques están contenidos en grandes envases de acero inoxidable, que se llenan con óxido nitroso comprimido a presiones superiores a 25 MPa (Millones de Pascales). A este respecto, el enfriamiento con gases provee una forma rápida de enfriar, ya que la velocidad de difusión de los gases es muy alta.

¿Por qué es muy empleado el nitrógeno para el enfriamiento rápido?

El uso de nitrógeno se ha demostrado como una forma segura y fiable para enfriar materiales, ya que es una fuente de frío extremadamente versátil, al ser capaz de alcanzar temperaturas muy bajas (-196°C), es seguro y estable, y también es inerte, no corrosivo y sin olor, lo que lo convierte en un medio perfecto para el enfriamiento rápido, sin dejar ningún tipo de señal de su uso.

Cuando el nitrógeno se mezcla con agua, la mezcla se expande considerablemente, formando un gran volumen de vapor de nitrógeno, lo que permite un enfriamiento extremadamente rápido. La interacción de estas dos sustancias requiere un sistema de suministro de agua especialmente diseñado que dé a la mezcla el tiempo suficiente para expandirse, y ser dirigida al sistema que se desea enfriar.

¿Cuáles son las aplicaciones del enfriamiento rápido a nivel industrial?

El enfriamiento rápido con nitrógeno tiene numerosas aplicaciones industriales, aunque la mayoría de ellas se centran en la refrigeración de productos comestibles como frutas, verduras, lácteos y carnes, algunas incluso son usadas para solidificar ciertas materias primas, como el aceite de colza, en lugar de refrigerar. El nitrógeno se ha demostrado eficaz para mantener la frescura de estos productos al mismo tiempo que reduce la presencia de microbios.

Además de la refrigeración de productos comestibles, el nitrógeno también se usa para enfriar otros productos, como metales, plásticos y productos químicos. Estas aplicaciones requieren la especificación exacta de la temperatura apropiada para el proceso y la cantidad de nitrógeno necesaria para alcanzarla. De este modo, el nitrógeno ha encontrado múltiples usos en diferentes ámbitos de la industria.

En general, el uso de tanques de nitrógeno es una excelente manera de alcanzar el enfriamiento rápido necesario para muchas aplicaciones industriales. Al elegir los equipos correctos, se debe tener en cuenta la temperatura deseada, la cantidad de nitrógeno necesaria para alcanzarla y asegurarse de que el equipo de seguridad esté bien configurado.

¿Cómo están diseñados los sistemas de enfriamiento rápido con nitrógeno líquido?

Los sistemas de enfriamiento rápido con nitrógeno están construidos a partir de varias piezas principales. El primer componente es el tanque de nitrógeno, que contiene la cantidad necesaria de óxido nitroso comprimido. El segundo componente es el sistema de mezcla de nitrógeno y agua, que incluye una manguera, una bomba y un dispositivo para controlar la presión del fluido. El tercer componente es el equipo de control, que es responsable de controlar la temperatura, así como el funcionamiento del sistema de mezcla. 

Con estas tres partes principales trabajando en conjunto, se proporciona el enfriamiento rápido que se necesita para la aplicación en cuestión. Un sistema de enfriamiento rápido con nitrógeno también requiere algunos equipos de seguridad adicionales para evitar cualquier riesgo de seguridad. Estos equipos incluyen termómetros de seguridad, balanzas de flujo y recipientes para recoger cualquier líquido excedente. Estos equipos tienen que ser seleccionados y monitoreados cuidadosamente para evitar futuros peligros innecesarios.

Sistemas de enfriamiento rápido con los tanques de nitrógeno de Kalstein

Kalstein y los equipos adicionales necesarios, cualquier empresa puede beneficiarse de esta técnica para reducir la producción y mejorar los resultados de sus actividades. Los tanques de nitrógeno de Kalstein son seguros, ya que están construidos en acero inoxidables, tienen garantía de cinco años y vienen con dispositivos que regulan los flujos de gas a emplear. Estos dispositivos están disponibles para la venta en AQUI y AQUI, donde además puede concretar con varias opciones de compra y precios.